Con la práctica de Yoga Integral aprendemos a desarrollar nuestra inteligencia espiritual, es decir, vamos adquiriendo nuevos recursos afectivos, sentimentales y anímicos para adaptarnos de manera saludable y responsable al entorno en el que vivimos. Nuestro mundo afectivo es nuestro Espíritu, y para aprender a Ser, es necesario comunicarnos con nuestro Ser Interior, con nuestros sentimientos, pasiones y anhelos, con nuestros afectos y estados anímicos. Mediante la práctica de Yoga Integral buscamos el arte de vivir armónica y creativamente desde la experiencia integral del Ser.

Con las clases de Yoga Integral puedes experimentar un estado de conexión contigo mismo/a. Trabajamos para lograr la integración de mente, cuerpo y espíritu. Mediante Pranayamas o Técnicas de respiración comenzamos a adentrarnos en nosotros y nosotras, y a habitar el momento presente, el aquí y ahora. Continuamos con Asanas o posturas corporales para movilizar la energía de nuestro organismo, despertar el cuerpo, activarlo y tonificarlo. Después nos permitimos y regalamos unos minutos de relajación profunda aflojando conscientemente las tensiones musculares, disolviendo las emociones y aquietando la mente. Para finalizar, cerramos la clase con unos minutos de meditación y reposo total de la mente.

El Yoga Integral está dirigido a todas las personas que quieran con voluntad y perseverancia poner los medios para sentirse mejor consigo mismo/a y con los/as demás. Lo pueden practicar todas las personas y en todas las etapas de la vida.